jueves, 2 de agosto de 2018

Visitando el cementerio de Sad Hill


El año pasado tuve la oportunidad de conocer a Joseba de Valle. Él era el conductor del coche que habíamos reservado en BlaBlaCar para regresar a Bilbao después de pasar un fin de semana en Segovia. Durante el viaje nos comentó que pertenecía a la Asociación cultural Sad Hill, y que con ella buscaban recuperar las localizaciones utilizadas en la grabación de El bueno, el feo y el malo ubicadas en Burgos.

Nunca he sido seguidor del género western, pero reconozco su valor e influencia dentro de la cultura popular, por lo tanto lo respeto. Es más, durante el último año he disfrutado de series contemporáneas tales como Damnation y/o Godless, creadas por Netflix y que os recomiendo. Pero como decía, no soy un gran fan del lejano oeste; mi novia sí que lo es, y mucho. Así que la charla con Joseba durante aquel viaje fue música para sus oídos. Al despedirnos nos dio un folleto titulado ‘Paisajes de cine - Ruta del BFM’, que contenía un par de mapas de la provincia de Burgos con escenarios usados en la película, incluido el del gran desenlace: “el cementerio de Sad Hill”. A partir de entonces planificamos la visita a este lugar.

Después de tener que aplazarlo una vez, por fin pudimos desplazarnos a finales de julio hacia Burgos, tras los pasos de Tuco, el Rubio y Angel Eyes. Nos hospedamos en el bonito pueblo de Santo Domingo de Silos (escribiré sobre él en una próxima ocasión); el lugar donde se grabó el final de la película quedaba a una hora de recorrido a pie desde este pueblo.


Treinta y cinco grados de temperatura, senderos áridos con árboles a los costados que nos permitieron descansar a la sombra; una cuesta interminable que se alargó casi cuarenta y cinco minutos, hasta que por fin pudimos divisar desde lo alto el dichoso cementerio.


Descendimos hacia Sad Hill, y esto fue lo que encontramos:

















He de aclarar que al lugar se puede acceder en coche, pero no le encontramos el mismo sentido. Nos apetecía “sufrir”, tal como lo hacían aquellos forajidos del lejano oeste, pero no recomiendo hacer la ruta en verano, y mucho menos si se tiene poco físico. Hay que realizar un esfuerzo notable durante toda la caminata, y no es para cualquiera. Recuerdo cruzarnos con una familia que dio vuelta atrás después de llevar veinte minutos de recorrido, con una mujer casi a punto de desmayarse (no exagero). La vuelta cuesta mucho menos, ya que es una bajada constante pero poco pronunciada.

En cuanto a la experiencia, fue muy bonita y memorable. Más al ver la ilusión que le hizo a mi novia estar pisando el lugar donde finalizó una de sus películas favoritas. El paisaje es imponente, y se hace entendible que Sergio Leone haya escogido aquel entorno para rodar su obra maestra: ¡es de película!

Sobre la asociación cultural Sad Hill he de resaltar su empeño por ver cumplido su objetivo. Puro amor al arte. ¡Felicidades! Existe la posibilidad de colaborar con ellos y de manera gratificante para los fans de la película, ya que por 15€ dan la opción a poner una cruz en el cementerio con el nombre del socio/colaborador. Más información aquí.

Por si fuera poco, también se ha creado 'Sad Hill Unearthed', un documental sobre la restauración del cementerio. En él participan miembros de la asociación y personajes como Álex de la Iglesia, Ennio Morricone, Joe Dante, James Hetfield (vocalista de Metallica) y Clint Eastwood. Se estrenará el 19 de octubre en el festival de Sitges. A continuación podéis ver el trailer:


En los siguientes enlaces encontraréis información ampliada sobre la recuperación del cementerio de Sad Hill:

+ El cementerio de 'El Bueno, el Feo y el Malo' vuelve a la vida 50 años después
+ Todos quieren su tumba en el cementerio burgalés de ‘El bueno, el feo y el malo’

Si sois fans de «El bueno, el feo y el malo», ya sabéis hacia dónde tenéis que peregrinar. Vale la pena.

No hay comentarios :

Publicar un comentario