martes, 1 de diciembre de 2015

¡Estoy escribiendo un libro!


Como lo leéis. Es algo que llevaba maquinando desde hace varias temporadas y ahora, gracias al taller literario que estoy cursando en ALEA, he decidido poner en práctica lo aprendido y lo que seguiré aprendiendo.

La historia empezó a gestarse a mediados de octubre. Desde entonces he pasado muchas horas frente a la pantalla, corrigiendo el texto una y otra vez hasta dar con una forma de expresión con la que me sienta a gusto, siendo consciente de que dentro de un par de meses -o mañana mismo- me pueda parecer una bazofia lo que haya escrito hoy.

Mi narrativa será iconoclasta. No vendo ni pretendo ser la esperanza de la literatura hispanohablante. Con que me lea un número reducido de personas ya quedaré satisfecho. Tampoco niego que labrarse un nombre dentro de la escena literaria underground sería todo un logro, pero para conseguirlo hacen falta algunos más años de cagadas, de práctica y de soledad, mucha soledad.

Las influencias que me están marcando a la hora de escribir son Tony O’Neill y su Colgados en Murder Line, Efraim Medina Reyes con Érase una vez el amor pero tuve que matarlo, autores estadounidenses como Chuck Palahniuk y John Fante, o las letras de Él Último Ke Zierre, grupo del que fui muy fan en mi época punk rocker y que sigo escuchando. Si te gustan todos o alguno de ellos, formas parte de mi público objetivo (target, en términos anglosajones).

En cuanto al libro, se titulará De Praga hacia el Averno. El tema principal será la depresión en la que se ve inmerso el protagonista. El argumento es el siguiente:

«Después de regresar de un viaje por Praga, Cerati se ve envuelto en una espiral de mentiras que acaban por sumirle en una profunda depresión. Luchando contra los demonios que le persiguen, él busca la salida de su particular infierno. Encontrará la salvación retornando a su pasado, pero antes se dejará arrastrar por un entorno marcado por las drogas y el alcohol, peleas callejeras, conciertos de rock y el sexo casual. Un viaje oscuro a lo más profundo de su interior, que le servirá como punto de inflexión para volver con fuerza y enderezar su rumbo.»

Nada nuevo bajo el sol, pero igual a alguien le termina gustando.

Mi idea es finalizarlo en junio del próximo año (2016), contando con que ningún imprevisto se interponga. Será un proyecto indie, al igual que lo he ido haciendo con mi música en estos últimos años. Filosofía do it yourself.

Por delante quedan interminables noches en vela y varias comeduras de coco. Lo que le faltaba a mi cuerpo ansioso. Así que deseadme suerte. Algo de ánimo también voy a necesitar.

Muchas gracias por leer hasta aquí. ¡Os quiero! (a algunos más, a algunos menos.)

Kresto Nin

No hay comentarios :

Publicar un comentario