domingo, 7 de junio de 2015

París


Motivado por la lectura de Trópico de Cáncer, me lancé a la aventura parisina en Agosto del 2013 junto a mi madre. Dormí en un hostal ubicado en Montmartre, hermoso barrio que en el pasado atrajo a muchos artistas, aunque hoy en día tan sólo quedan vestigios de lo que fue aquella época bohemia.

No diré mucho más sobre París, porque ya bastante se sabe sobre ella. Me encantó y me inspiró. Creo que es una ciudad que hay que visitarla al menos una vez en la vida.

Aparte de los sitios turísticos -que son muchos y de visita obligada-, también me perdí en calles alejadas que no aparecen en las guías oficiales. Estos son algunos de los rincones que capturé con mi cámara:

viernes, 5 de junio de 2015

Jornada de limpieza

Estoy acostumbrado a despertar rodeado de objetos dispares después de una fiesta en mi apartamento. Por lo general son cosas relacionadas con la alteración de los sentidos: botellas de alcohol y latas de cerveza; pequeñas bolsas con droga de distinta índole. También algún que otro condón, más  una gran variedad de  juguetes sexuales. Pero hoy está siendo una jornada llena de sorpresas.

Al limpiar he encontrado de todo un poco. Reúno los objetos que no me pertenecen e intento averiguar quién es el dueño de cada cosa. Bebo un trago de una botella de Málaga Virgen que alguien ha dejado en el suelo, y empiezo a sacar conclusiones.