jueves, 28 de mayo de 2015

Bogotá


En el 2013 regresé a la tierra que me vio nacer, después de más de diez años sin haber vuelto. Aparte de Bogotá, también estuve en otras ciudades (Cali, Cartagena, Ibagué y Medellín). La mayor parte del tiempo estuve visitando familiares y amigos; excepto en Cartagena, donde hice turismo convencional ya que nunca había pisado La Heroica.

Todos los viajes aportan algo positivo, pero éste fue realmente especial ya que lo realicé en un mal momento de mi vida. Colombia me reactivó, me puso las pilas, y gracias a esto volví cargado de energía. Por eso estaré siempre agradecido con TODA la gente con la que compartí alegrías y penas en el país cafetero. Ellos/as fueron mi salvación.

Mi estancia en Bogotá fue festiva. Es la ciudad en la que nací, ya la conozco, así que sólo me dediqué a capturar rincones grafiteados, algunas calles y curiosidades. Así es la Bogotá underground que he fotografiado; 2600 metros más cerca de la estrellas estrellados:

viernes, 22 de mayo de 2015

Josu Ximun: "Empezar de cero en otro país me ayudó a superar ciertos traumas"

Josu Ximun reside en Berlín desde hace siete años. Eligió la capital alemana para seguir su labor como productor musical y como dj, dejando atrás los días de excesos y rock & roll. Gracias a su dedicación y esfuerzo, hoy goza de una gran reputación dentro de la escena electrónica europea. También ha producido los últimos álbumes de Art District y TaGeroSue, los grupos del momento.

A pesar de su ajetreada agenda, Josu acostumbra visitar a sus familiares y amigos en la localidad vizcaína de Mungia. Contacté con él antes de llegar a Euskadi, y aceptó concederme una entrevista.

La cita tiene lugar en el Kos, bar donde "siempre ponían buena música y nos emborrachábamos hasta las tantas de la madrugada", comenta. Aprovechamos una oferta de pintxo más cerveza a dos euros con cincuenta céntimos, y nos sentamos en una de las mesas que hay en la terraza.

Los años no han pasado sobre él. Aún mantiene su cabellera larga y lacia; viste de manera sobria: camiseta y chaqueta oscuras, vaqueros desgastados... continúa mostrando una actitud inquieta y jovial, por lo que conversar con él resulta agradable.

jueves, 14 de mayo de 2015

Praga


De Praga sólo puedo decir que es la ciudad más bonita que conozco, junto a Brujas. Tuve la oportunidad de visitarla en pleno otoño, posiblemente la mejor estación para admirar su variada arquitectura y perderse entre sus callejones medievales.

Hay mucho para ver en la capital checa, y de manera fácil ya que el centro no es muy grande. Aparte, se respira mucha cultura, sobretodo en el aspecto literario gracias al ídolo local: Franz Kafka. Es un sitio ideal para el artista que busca inspiración, o para el romántico de turno que desea tener un recuerdo entrañable junto a su pareja.

Esta ciudad ofrece de todo: caminatas por lugares de ensueño; buena comida y excelente cerveza; una intensa vida nocturna; música, cafés literarios y el famoso Teatro Negro. Si te aburres allí es porque así lo deseas.

A continuación te comparto algunas de las fotos que realicé durante la semana que estuve en Praha:

martes, 12 de mayo de 2015

Budapest


Tengo una cuenta pendiente con la capital de Hungría. Varias personas me han dicho que les ha encantado, mientras que a mí me decepcionó. También es cierto que no alcancé a recorrerla todo lo que quería, pero durante mi paseo por el centro tuve una sensación de abandono y deterioro que sólo se me disipó al subir a la colina del castillo.

La razón por la que fui a Budapest fue Sziget, macrofestival que se celebra en la isla Obuda -entre Buda y Pest-. Posiblemente la mejor experiencia musical de mi vida. Debido a esto me perdí la actividad nocturna de la ciudad, porque a esas horas nos encontrábamos bebiendo y saltando en la isla.

Estos son algunos de los rincones que capturé:

lunes, 11 de mayo de 2015

Berlin


La capital alemana es una de las ciudades que más ha logrado transmitirme un sentido de pertenencia, todo gracias a su población juvenil, liberal y dinámica. Tuve la oportunidad de hospedarme en Friedrichshain, distrito con gran actividad autogestionada del que guardo muy buenos recuerdos.

Las siguientes fotografías las hice durante el invierno del 2009. Por aquellos días hubo temperaturas de hasta -15°C.